Bolas chinas para fortalecer el suelo pélvico

Hace tiempo que quería contar mi experiencia con las bolas chinas pero me daba un poco de pudor debido a los numerosos mitos que existen sobre ellas. Antes de usarlas, pensaba que las bolas chinas eran sólo un juguete sexual. Pensaba que llevarlas puestas proporcionaba placer, no como para tener un orgasmo pero sí cómo para ir contentilla por la calle… y nada más lejos de la realidad, no son un artilugio que proporcione placer, al menos placer directo. Para decepción de muchas, el Sr. Grey estaba equivocado, aunque puedes echarle imaginación y nunca se sabe 😉

Bolas chinas para fortalecer el suelo pélvico

Lo que sí dicen muchos especialistas, es que el uso de bolas chinas ayuda a mejorar el tono de los músculos del suelo pélvico y nos ayudará a evitar incontinencias urinarias. Están muy recomendadas para después del parto, ya que se pierde tonicidad y ayudan a recuperar la zona pélvica.

 

Las bolas chinas standar constan de dos bolas de unos 3 cm. de diámetro unidas por un cordel. Dentro de cada bola, hay otra bolita más pequeña que se mueve produciendo una pequeña vibración. Esta vibración, provoca una contracción involuntaria y continua de los músculos de la vagina que rodean la bola, aumentando la circulación sanguínea, la lubricación y el tono muscular pero… tranquilas no suenan, ni se nota que las llevamos puestas, no pareceréis una maraca 🙂

Serán eficaces si las ponemos y nos vamos a dar un paseo, de nada sirve tumbarte en el sofá o sentarte a trabajar frente al ordenador ya que es necesario que exista movimiento para que la bolita se mueva y choque contra las paredes vaginales

Si no nos resulta posible movernos, podemos ponerlas y hacer ejercicios de Kegel, así entrenaremos el tono y la fuerza muscular.

 

Las bolas chinas, aumentan la irrigación sanguínea y la lubricación natural de la vagina con lo que también conseguiremos una mejoría en la calidad de las relaciones sexuales, además pueden mejorar la fase del deseo, llevarlas puede resultar muy erótico…

Para ponerlas nos ayudaremos de gel lubricante, primero introduciremos una bola y si somos capaces de contenerla y que no se salga introduciremos la segunda. El ejercicio debe hacerse progresivamente y a diario, empezando entre 5-10 minutos y aumentando poco a poco en función a la capacidad de resistencia.

Sobre la higiene hay que lavarlas con jabón neutro y esterilizarlas en agua hirviendo unos minutos.

 

Mi experiencia personal es que empecé a usarlas unos meses antes del embarazo. En el embarazo deje de usarlas y retomé de nuevo el uso cuando estaba totalmente recuperada del parto. Tengo unas bolas chinas Lelo y se pueden comprar en cualquier parafarmacia o en una tienda erótica online. Éstas son desmontables y sus bolas tienen diferentes pesos que pueden combinarse gracias a un conector de silicona. Para empezar se puede utilizar 1 sola bola. Además de usarlas, realizo kegel a diario y noto que mi suelo pelvico está firme y ya ha pasado más de 2 años y medio desde que Iris nació. No se si puede influir que mi parto fue por cesárea y que no practico deportes de impacto, pero lo cierto es que puedo aguantar bastante las ganas de ir al baño y no se me ha escapado ninguna gotita de orina en este tiempo, al realizar esfuerzos, toser… además me he realizado una valoración y me han confirmado que está en buen estado 🙂

 

Si crees que tu suelo pélvico puede no estar en buen estado, lo mejor es que acudas a un especialista que te valore y aconseje. La bolas chinas como cualquier entrenamiento muscular necesita unas pautas adecuadas y ya sabéis que no solo nos aportan momentos de sensualidad, sino que, usándolas bien, son beneficiosas para la salud.

 

¡Me encantaría que me acompañases en esta aventura!
Regístrate y recibe en tu email los últimos artículos. ¡Quiero contártelo todo!

Comentarios

Bolas chinas para fortalecer el suelo pélvico — 10 comentarios

  1. Qué interesante…llevo tiempo pensando en coger unas pero me da apuro… pero lo cierto es que me da que esa zona la tengo poco “firme”. Y después del parto me imagino que irá a peor, asi que muchas gracias por la explicación, a ver si me animo!

  2. pues mira tengo pendiente comprarme unas… mi matrona nos recomendó unas que se llaman pelvimax y todavía no las he comprado! yo creo que sí que las necesito… a ver si me pongo a ello!

  3. Justamente hace tiempo que pienso en comprarme unas y después de leerte ¡me has convencido!
    Así que muchas gracias por la entrada tan informativa y bien explicada 🙂

    Un abrazo para ti y para Iris.

  4. Es una de las opciones para ejercitar el suelo pélvico, os recomendamos, como dices al final del post, hacerlo siempre guiadas por un experto / a en la materia. Por cierto, lo mejor de todo esto es que los ejercicios Kegel y otras tácticas se pueden practicar 10 minutos al día y se nota la mejora. ¡Es una pasada!

  5. Lo primero muchas gracias por compartir tu experiencia, no todo el mundo lo haría.
    Y lo segundo es que me he decepcionado un poco, yo, igual que el sr. Grey, también le achacaba un componente erótico… Vaya…

Tus comentarios me hacen mucha ilusión, ¿me dejas uno?