La vitamina D y la fertilidad

Cuando estaba intentando quedarme embarazada de Iris asistí a unas jornadas sobre fallos de implantación. Entre otras cosas, comentaron que estudios realizados confirmaban que la vitamina D influía en la fertilidad aumentando las posibilidades de implantación del embrión. Me llamó mucho la atención porque hasta ese momento había oído hablar del papel de otras vitaminas, pero el de la vitamina D era totalmente desconocido para mí.

 

 

La vitamina D se puede obtener de dos maneras, a través de alimentos como la leche, el huevo, los pescados azules o puede producirla nuestro cuerpo cuando exponemos nuestra piel al sol.

 

Su función más conocida es reguladora del hueso y del metabolismo del calcio, pero además la vitamina D tiene un papel muy importante en el sistema inmunológico, tiene acciones antiinflamatorias e inmunomoduladoras, en diferentes órganos y aparatos de nuestro cuerpo, entre ellos el sistema reproductor.

 

El embrión no tiene las mismas proteínas y constitución que los tejidos maternos, es un elemento extraño para el sistema inmunitario o de defensa materno y es rechazado por el propio organismo de la madre y en muchas ocasiones, este es el motivo por el que no logra implantarse.

Así que, para que llegue a implantarse y desarrollarse en el útero materno debe desencadenar y mantener desde las más tempranas etapas de la gestación un fenómeno de inmunotolerancia, haciendo que el sistema inmunitario, que es quien se encarga de combatir y rechazar cualquier sustancia o tejido extraño al organismo, lo acepte.

 

La vitamina D mejora la calidad del endometrio y la implantación, creando un ambiente equilibrado entre células inmunes y moléculas inflamatorias para que el embrión tenga más posibilidades de implantarse. La falta de vitamina D, produce un aumento de los anticuerpos, que influye de manera negativa en las enfermedades autoinmunes alterando el equilibrio de los linfocitos productores de inmunoglobulinas.

 

Además la carencia de vitamina D puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo, como la preeclamsia y la diabetes gestacional. También la relacionan con el aumento de abortos en las primeras semanas de embarazo, debido a las alteraciones inmunológicas asociadas a falta de vitamina D.

 

Por esto, es recomendable suplementos de vitamina D en mujeres que buscan embarazo y también durante la gestación y la lactancia. Estas recomendaciones también son importantes para las mujeres que se sometan a tratamientos de reproducción asistida ya que, según investigaciones recientes, las tasas de embarazo en estos casos aumentan cuando la mujer no presenta carencia de la vitamina.

 

 

¡Me encantaría que me acompañases en esta aventura!
Regístrate y recibe en tu email los últimos artículos. ¡Quiero contártelo todo!

Comentarios

La vitamina D y la fertilidad — 17 comentarios

  1. Esto de las vitaminas es un mundo!! Hoy justamente he ido a la matrona, y me comentaban ella y una residente que había en la consulta la diferencia que hay en los embarazos de personas que no toman suplementos alimenticios con vitaminas, hierro, etc..a las que si los toman. Me había planteado hacer un post sobre el asunto, porque muchas veces pensamos (o nos hacen pensar) que sólo importa el ácido fólico y olvidamos que hay un montón de nutrientes, vitaminas y demás compuestos que ayudan a que nuestro cuerpo funcione mejor y con ello, el proceso completo del embarazo. Me ha gustado mucho el post!

  2. Jo, pues yo no tenia ni idea. Lo del ácido cólico si, pero vitaminas??? Y encima yo apenas tomo pescado, ni leche… Uy me tengo q poner ya con eso si quiero buscar el hermanito 😉

  3. Ya ves, hace poco hablé yo delos beneficios de la vitamina D para los bebés hasta un año y resulta que durante la búsqueda del embarazo también juega un papel muy importante. Esto no lo sabía.

  4. Bueno yo sabía los beneficios de la vitamina D ,pero no sabía de su relación con el embarazo .
    Aunque también puede obtenerse de algunos alimentos, la fuente principal de vitamina D que tiene nuestro organismo es el sol. La vitamina D se produce de forma natural por el cuerpo humano cuando se expone a la luz solar directa.
    Hay muchos alimentos que vienen enriquecidos con esta vitamina.
    Un abrazo!!

  5. Hay mucha controversia en esto de los polivitamínicos… de hecho lo que el Ministerio de Sanidad recomeinda es que no se consuman ni si quiera en el embarazo! (hice hace unos años un estudio de investigación y me sorprendió que varias famosas marcas no llegaban a las dosis mínimas de ácido fólico y yodo, que sí son imprescindibles en el embarazo, dosis sí alcanzadas por suplementos con menos vitaminas de las “innecesarias”)
    La vitamina D es liposoluble, esto significa que si nos excedemos en su ingesta, nuestro organismo no puede eliminarla por orina, como sí sucede por ejemplo con la vitamina C o las del grupo D. Es tan mala la falta de una vitamina como un exceso, en este caso pueden producirse daños óseos, deshidratación, problemas renales…
    Afortunadamente excederse con una vitamina es bastante infrecuente, al igual que quedarse cortos. Tomar suplementos de vitamina D no mejoran la fertilidad, únicamente lo hacen si la causa de infertilidad fuera precisamente la carencia de vitamina D
    😉

  6. Cuando hablé en mi blog sobre la alimentación y la fertilidad, había un montón de alimentos a tener en cuenta, entre otros estaba la vitamina D (aunque no es un alimento en sí). Por eso cada día un ratito al sol es lo mejor 😉

Tus comentarios me hacen mucha ilusión, ¿me dejas uno?