Natación para bebés o matronatación

Hoy como todos los martes, he ido con Iris a su clase de natación para bebés. Es un deporte sano tanto para la mamá como para el bebé, nos lo pasamos de maravilla y al practicarlo reforzamos el vinculo afectivo mamá-bebé.

 

Además, después de dar a luz queremos recuperar nuestro peso lo más rápido posible, pero al tener un bebe a nuestro cargo no tenemos tiempo para ir al gimnasio o practicar ejercicio, por eso la matronatación, es una alternativa sana, divertida y beneficiosa tanto para la mamá, como para el niño.

 

 

 

¿Qué es la matronatación o natación para bebés?

 

La natación para bebés poco tiene que ver con lo que entendemos por nadar, ya que este planteamiento no se podrá lograr hasta los 4 ó 5 años. Antes de esta edad los niños son demasiado pequeños para desarrollar autonomía en el agua y adquirir los movimientos de la natación.

En la matronatación, los padres, orientados por un profesor encargado de la actividad, participan con el niño en una actividad recreativa y estimulante en un medio que al bebé le resulta familiar, el agua ya que se ha pasado 9 meses flotando en líquido amniotico. Con la matronatación, el bebé va adquiriendo distintas habilidades, prácticando determinados movimientos y reforzando los vínculos afectivos con sus padres.

 

 

¿Cuándo podemos empezar?

 

Los expertos recomiendan empezar la matronatación a partir de los cuatro meses, ya que a esta edad comienza a madurar el sistema inmunológico y disminuye el riesgo de padecer otitis o resfriarse.

 

 

Beneficios que aporta la natación a los bebés:

 

Desarrollo psicomotor, el bebé que aún no camina encuentra en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, siendo mucho mayor la libertad y continuidad de movimientos. A muy temprana edad comienzan a tener nociones de desplazamiento y distancia de una gran riqueza y sensibilidad, lo que redundará en una mayor coordinación motriz.

Fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio, debido al trabajo respiratorio que se realiza en el agua se aumenta la eficiencia en la oxigenación y traslado de la sangre.

Fortalece los músculos de su cuerpo.

Ayuda al sistema inmunológico.

Aumenta el coeficiente intelectual, el bebé desarrolla una percepción mayor del mundo que los rodea, con lo que ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores. El agua estimula la capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.

Mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá. El bebé comparte con sus padres situaciones enriquecedoras, las reacciones innatas e instintivas del bebé con las vivencias que genera la práctica de la natación, lo que ayudaran al conocimiento mutuo, alimentando el amor y orgullo de mamá y papá.

Inicia la socialización, la convivencia en la piscina con otros niños le ayudarán a relacionarse mejor, además de que aprenderá a compartir y realizar actividades junto a otras personas. El niño adquiere mas confianza para comunicarse y desarrollarse en grupo, ya que estará en constante contacto con el monitor, padres y niños.

Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia, por ejemplo aprendiendo a girarse sobre su espalda y flotar ante una caída al agua.

Ayuda al bebé a relajarse, en el agua se está tan a gustito. Además al hacer ejercicio terminan cansaditos y después duermen de maravilla

Ayuda al bebé a sentirse más seguro en brazos de sus padres.

 

 

 

Mi experiencia con Iris es que nos lo pasamos genial en la piscina, ella desde que entra por la puerta va súper contenta. Empezamos a ir con 9 meses ¡y ya tiene 17!. En todo este tiempo ha aprendido a darse la vuelta y flotar si se cansa, o si yo estoy un poquito alejada para cogerla.

Es capaz de mantenerse boca arriba flotando solita, aunque bueno eso ya hace tiempo que lo consiguió. Ahora tiene que ir nadando con un churro y la verdad que lo hace muy bien, mueve los bracitos y las piernas de maravilla y muy contenta.

 

En la piscina que vamos admiten a los bebés desde los 4 meses y me parece que es la mejor edad, ya que con Iris empecé un poquito más mayor y le costó más conseguir flotar de espaldas ya que como ya sabéis a esa edad los bebés quieren estar incorporados y son unos cotillas ¡quieren verlo todo!

En Alicante hay varias piscinas que admiten bebés, pero nosotras vamos a la de Maristas y estamos encantadas, la recomiendo 100%.

 

 

Así que ¡os recomiendo que lo probéis!, si no lo habéis hecho ya. Seguro que en vuestra ciudad hay alguna piscina donde podéis practicar la matronatación… y contadme 😉 .

 natacion para bebes

 


Comentarios

Natación para bebés o matronatación — 31 comentarios

  1. Me parece una actividad estupenda. Es una de las cosas que me encantaría hacer. Supongo que si yo no puedo por horario será una de las cosas que haga con su abuela. Mi madre es un pato, desde que hicieron la piscina en nuestro pueblo sola ha faltado por enfermedad.

    Saludos!

    • Pues la verdad es que sí que lo aconsejo es muy divertido. Tendrás que mirarlo los horarios quizás algún horario te acople y si no, tu madre seguro que estará encantada 😉

  2. Qué suerte tenéis las que podéis practicarlo. Yo estuve mirando en mi pueblo pero aunque podía hacerlo, no vi que la piscina fuera apropiada para ir con un bebé tan pequeño. Así que estoy esperando a que sea un poquito más mayor para apuntarlo, pero claro ya no será matronatación creo.

  3. A mi es algo que siempre me ha llamado la atención pero no he terminado de decidirme nunca. Ahora creo que ya es un poco mayor para comenzar, no? También tiene 17 meses. Como vivimos al lado del mar, probaremos que tal se lleva con el agua en la playa, jeje. Me alegro que disfruteis juntas!

    • Que va, no es tarde. Hace poco empezaron bebés de esa edad. Además cada bebé es un mundo, puede que le cueste un poquito más conseguir flotar de espaldas, a Iris le costó más que a los más chiquitines, pero quien sabe quizás no le cueste nada. Gracias por comentar!

  4. ¡Qué interesante! Yo pensé en apuntar a mi gordo (que, por cierto también tiene 17 meses, como Iris) pero no lo hice por cuestión de logística: tenía que ir sola con el nene, cambiarlo, cambiarme, el pelo, apañarme con la hora de la siesta, la merienda… y me pareció un mundo. Si mi pareja estuviera libre por las tardes, lo habría llevado a la piscina. Quizá a partir de septiembre me vuelva a animar. ¿Se te hace muy complicado?

    • Venga animate que no es para tanto!!. Al principio me costó apañarme, porque en nuestra piscina hay un solo cambiador para bebés y casi siempre está ocupado. Lo que sí hay son tronas, así que cambio a Iris en los bancos (bancos de gimnasio normales para sentarse) y la pongo en su tronita mientras me visto yo, ahhh y se me olvidaba, nos duchamos juntas, la sujeto a bracito y nos duchamos las dos pero sin quitarnos los bañadores y sin jabón (eso ya en casa), porque con un brazo que me queda libre no doy para más. Es cuestión de habituarse, en cuanto coges una rutina es fácil.

  5. A mí me gustaría ir con mi bichilla pero siempre son bastante caras estas clases. ¡Estoy por aprender técnicas en internet e irme yo sola con ella a la piscina a hacer los movimientos para que nos tomen por locas!

    • A nosotros nos cuesta 45 Eur. el mes, un día a la semana, es un poco carete, pero bueno tanto gastamos en otras cosas… También es una buena idea, lo de ir de vez en cuando por tu cuenta, seguro que disfrutais un montón. Bss!

    • Iris hace meses que no duerme por la mañana, así que nos viene bien ir por las mañanas. He visto niños que están tan agusto que incluso se duermen en el agua. Al principio me pasaba que Iris se dormía en el coche volviendo a casa, y era un rollo porque casi era hora de comer y luego ya no se hacía la siesta, pero ahora ya no le pasa, duerme después de comer. Gracias por comentar!

  6. Es buenísimo , es un tiempo más que compartís , además de uno de los mejores ejercicios . Yo con los míos fui y luego cada uno hicieron tropecientos mil cursillos de natación , ahora de grandes no le tienen miedo al mar y hacen cursillos de piragüismo y vela , donde claro tienen que salir lejos y profundo ,y nada de miedos.

    • Madre mía!! la que tendría miedo si hiciese piragüismo y vela sería yo!!. En la piscina donde vamos a partir de los 2 añitos ya no entran los papás con ellos, así que disfrutaré estos meses que me quedan que luego los voy a echar de menos. Gracias por comentar!

  7. Nosotros también queremos ir pero tenia entendido que era a partir de los 6 meses….me informaré a ver porque ya tenemos los 4 y ahora que viene el buen tiempo apetece más.
    Besos

  8. Ya estuve preguntando para ir con mi piratilla pero en dos piscinas (municipal y gimnasio) me han dicho que hasta los 6 meses nada por el tema vacunas… Así que seguiremos esperando, todavía no tiene los 2 meses, y mientras que siga disfrutando del agua en el baño diario.

  9. Buenas tardes,
    Muy interesante el post que has escrito. La verdad es que la natación es una actividad que va genial tanto durante el embarazo como para realizar conjuntamente con el bebé. Estoy de acuerdo en los beneficios que comentas para el bebé, son muy importantes y hay que tenerlos en cuenta.
    Felicitaciones por el post!
    Un saludo

Tus comentarios me hacen mucha ilusión, ¿me dejas uno?