La importancia de gatear en el bebé

¡Iris por fin se para sola! 🙂 , tengo que reconocer que aunque todo el mundo me habla sobre la importancia de gatear en el bebé me agobiaba un poco pensar que ya tenía un año y todavía no se paraba. ¡Tenía ganas de que llegase este momento!. Lo que sí hace desde  bastante tiempo es gatear, se recorre toda la casa gateando y a una velocidad, que no hay quien la pille. 
 
La 1ª vez que la vi pararse, fue en la cuna, la 2ª agarrándose a la mesa pequeña del comedor, la que tenemos frente al sofá y lo hizo para coger el mando de la tele (ya sabemos que a todos los bebés les encantan todo tipo de botones… ;-)) pero me sorprendió mucho más la 3ª vez que se paró, porque estuvo mucho más tiempo parada y se levantó y acachó varias veces agarrándose al cubo de la basura, desde luego… le pareció interesantísimo, mucho más que su mesita de actividades, andador, juegos… :-).
 
Unos días antes de que se parase, cómo estaba preocupada, le comenté al pediatra y al monitor de la piscina que no se paraba y los dos me dijeron lo mismo: “no tengas prisa, como gatea, cuanto más tarde en pararse y más tiempo gatee mucho mejor“.  Así que me interesado sobre la importacia de gatear en el bebé.
 
 
 
bebé gateando
 
 
El gateo es una fase muy importante en el desarrollo de la persona y del cerebro:
 
  • Crea conexiones entre los hemisferios del cerebro. Cuando el bebé gatea coordina sus movimientos de tal manera que el brazo derecho va sincronizado con el pie izquierdo y el brazo izquierdo con el pie derecho 

  • Desarrolla el patrón cruzado, la información pasa de manera rápida de un hemisferio al otro, el hemisferio derecho controla los movimiento de las extremidades izquierdas de nuestro cuerpo y el hemisferio izquierdo controla los movimientos del lado opuesto. Cuando ambos hemisferios trabajan de manera coordinada es posible realizar movimientos en simultáneo con ambos lados del cuerpo como por ejemplo pasarse objetos de una mano a otra o tomar apuntes cuando estamos escuchando una clase. Este tipo de conexiones no sólo permitirá adquirir destrezas motoras y movimiento sino también permitirá el desarrollo de diferentes funciones cognitivas. 

  • Desarrolla el sistema vestibular. Es muy importante para activar la emisión de señales de los dos laberintos del oído al cerebelo. Esto permite que el bebé desarrolle su percepción; así, podrá saber dónde están cada uno de los puntos de su propio cuerpo.  

  • Desarrolla la convergencia visual, permitiendo focalizar correctamente un objeto y saber a qué distancia está y dónde se encuentra ubicado. 

  • Desarrolla la sensibilidad táctil de sus dedos y de la palma de la mano. Al recorrer diferentes superficies y texturas el niño registra sensaciones táctiles. Esto tiene una serie de ventajas de motricidad  que luego influirán en la escritura. Además, al gatear, el niño apoya su peso en las palmas de las manos y soporta esa tensión en las articulaciones de las muñecas, de los hombros, de la columna vertebral, de los fémures y de las caderas. Así, percibe la oposición de la gravedad y aprende a manejarse con ella.

  • Permite determinar el espacio que le rodea, contribuyendo a su desarrollo neurológico y obteniendo información del ambiente, que le permitirá ejecutar una interacción social.

  • Ayuda a desarrollar la dominación hemisférica, proceso por el cual se incrementan las habilidades de los niños. Los hemisferios determinarán el empleo de la parte derecha o izquierda del cuerpo, de acuerdo con la acción que el niño realice.

  • Desarrolla la coordinación cerebral ojo-mano. Cuando el niño gatea se establece entre ambos una distancia similar a la que más adelante habrá entre ojo y mano, a la hora de leer y escribir. Por tanto, el gateo favorece decisívamente la aparición temprana de las dos funciones (leer y escribir) con los beneficios adicionales que ello conlleva intelectualmente. 

 
 
Pero lo más importante, es saber que cada bebé lleva su ritmo de aprendizaje, y respetarlo sin presionarle.
 
evolución del gateo

Comentarios

La importancia de gatear en el bebé — 2 comentarios

Tus comentarios me hacen mucha ilusión, ¿me dejas uno?