Nuestra puerta del Ratoncito Perez

De pequeña me hubiese gustado tener una puerta del Ratoncito Perez. Recuerdo con nostalgia la ilusión que me hacía que se me cayese un diente y las ganas con las que lo esperaba…

Ahora me veo reflejada en Iris. Todavía no se le ha caído ningún diente y ve como a sus amiguitos del cole se les han ido cayendo. Está muy ilusionada con que llegue el día en que el ratón Pérez venga a visitarla.

 

Puerta del ratón Pérez

 

Varias veces la he pillado delante del espejo revisándose con sus deditos los dientes, comprobando si se le movían y recuerdo un día que comiendo mandarina le salió un huesecillo de la fruta y cuando lo noto en la boca, dijo todo excitada ¡¡que bien se me ha caído un diente!!, sacando el granillo de la boca… después ya le explique y se dio cuenta que no era un diente… pero fue una situación muy graciosa 🙂 

 

Como ya pasamos la barrera de los 5 años y medio, creo que el momento está cerca, y algún diente tendrá que caer mas pronto que tarde, así que me puse a prepararle su puerta del ratoncito Pérez.

Podía haberla hecho más casera, me encantan las manualidades, pero los días de 24 horas son demasiado cortos para mi y me faltan horas, así que la compré de Amazón.

Cuando llegó a casa, la puerta me gustó mucho, es preciosa, de vivos colores, tal como la había elegido y bien acabada. Puesta en la pared quedaba monísima y le daba un aire de fantasía e ilusión a la habitación, peeeero, como me gusta siempre poner mi toque, no puede dejar a un lado mi pasión por las manualidades, así que saqué unas horitas para integrar la puerta en una casita y que quedase más completa.

 

casita del ratón pérez

 

Utilicé una tablita de madera en forma de flecha que tenía por casa, tenía un mensaje muy bonito, pero ya me había cansado de verla, así que no dudé en cambiarla y con pasta de secado al aire, le di un poco de forma a la ventana e hice un adorno en la fachada, algo muy sencillo… La pinté y el resultado me ha gustado. Está claro que con más tiempo se puede mejorar, pero yo la veo perfecta para la habitación, queda preciosa y a Iris le encanta.

 

Iris me ayudó a colocar a los amiguitos del Ratón Pérez, que esperan impacientes que salga por la puerta. El ratón González es el de color gris y le encanta trepar por la fachada de la casa y el ratón marrón es el Sr. Martínez, que observa con atención la puerta, deseando que se abra… Para colocarlos utilicé velcro adhesivo, así Iris puede despegarlos y cambiarlos de sitio, lo que se le ocurra.

 

Antes de comprar la puerta, observando por la web, vi que hay infinidad de artículos dedicados al ratoncito Pérez, desde casitas completas, escaleras, hasta originales vinilos de puerta del Ratoncito Perez muy fáciles de colocar en la pared y que quedan super divertidos.

 

 

 

También hay infinidad de modelos de puertas, la que yo compré es de resina pintada, pero hay puertas del ratoncito Pérez en madera natural para ser pintadas o que pueden quedar sin pintar y lucen igual de monas.

 

 

 

Y vosotr@s, ¿preparasteis la llegada del Ratoncito Pérez?

 

 


Tus comentarios me hacen mucha ilusión, ¿me dejas uno?