Quitar el chupete

En alguna ocasión, había pensado en cuando sería el momento adecuado para quitar el chupete a Iris y casi sin planteármelo llegó hace ya algunos días.

Iris sólo utilizaba el chupete para dormir, durante el día prescindía de él, así que no me lo había planteado todavía. Además me asaltaban un montón de temores, temía que por las noches pudiese despertar y llorar desconsoladamente o de que le costase coger el sueño al acostarla… Pensaba que iba a ser muy duro para ella dejar un habito tan adquirido y que eso desembocaría en alguna rabieta de las gordas.

 

cómo quitar el chupete a un bebé

 

¿Y que es lo que pasó para que un día de repente, me diese cuenta de que el momento de quitar el chupete a Iris había llegado?

Pues que vi que Iris había mordido el chupete, hasta el punto que tenía toda la tetina casi despegada. Entré en pánico pensando que podía haberse desprendido y ahogado mientras dormía ¡menos mal que me había dado cuenta!. Deseché ese chupete y revisé los 2 restantes y parecían estar bien. Al día siguiente vuelvo a revisar los chupetes y ¡¡horror!! ¡¡otro de los chupetes vuelve a estar totalmente roto!!.

 

En ese momento, decidí que el momento había llegado. Guardé el chupete que todavía no había destrozado, y retiré la tetina rota al mordido, dejando solo la base del chupete y se la enseñe, le dije que la había roto y que ya no tenía chupete.

Lo dejé en su habitación, para que lo viese durante todo el día y se fuese haciendo a la idea de que al llegar la noche no tendría chupete. En esta foto, podéis ver como lo dejé,

 

chupete mordido de bebé

 

Lo primero que dijo al verlo fue un “oooooooooo” que traducido quiere decir “se ha acabadooooo” y así fue cómo casi sin pensarlo acabamos con el chupete. Fue muy fácil, tanto que me he dado cuenta que la que no estaba preparada para la “operación chupete” era yo 🙂

 

Para dormir, no lo está echando de menos. Lo ha echado un poco en falta al despertar por las mañanas, los 2 primeros días lloró un poquito buscándolo, pero se le pasó rápidamente echando mano a su trapito de dormir (le encanta y le relaja muchísimo tocar un trocito de tela cuando se va a la cama) y por las noches, gracias a la cámara del vigilabebés he podido ver que le cuesta un poco más quedarse dormida pero enseguida consigue relajarse y dormirse tocando de nuevo su trapito.

 

Si creéis que ha llegado vuestro momento, os diré que es importante mostrarse firme, aguantar un poco e intentar inventar la historia adecuada que le motive a conseguirlo. He escuchado y leído un sin fin de estrategias que quizás os pueden venir bien:

 

♥ Aprovechar el día de su cumpleaños, para convencerle de que cómo ya es mayor lo tire a la basura

♥ Dar el chupete a Papá Noel o a los Reyes Magos, para que vean que ya es mayor y traigan muchos regalitos de mayores…

♥ Darlo a un bebé más pequeño porque ya es mayor…

♥ Coserle hilos, hacerle cortes… convertirlo en algo nada agradable para que el niño lo rechace,

♥ Si hemos estado de viaje, decirle que se nos ha olvidado y que no lo tenemos…

♥ Contarle un cuento o echar mano del famoso “Libro para dejar el chupete” con los consejos del hada de los chupetes Su Su. Se trata de un programa de 15 días en los que con los consejos del hada de los chupetes Su Su el niño logrará dejar el chupete

 

Lo más importante para conseguirlo es reforzar siempre en positivo, no enfadarnos ni comparar y recordar que cada niño tiene su ritmo 😉

 

¡Me encantaría que me acompañases en esta aventura!
Regístrate y recibe en tu email los últimos artículos. ¡Quiero contártelo todo!

Comentarios

Quitar el chupete — 11 comentarios

  1. Está claro que casi siempre somos nosotras las que hacemos un mundo de estas cosas…nuestra obsesión por evitarle cualquier sufrimiento!!!
    Nosotros no hemos tenido problema sobre el chupete porque jamás lo usó.

    Me alegro por Iris y su forma de afrontar ese paso….y por tí por haber sido tan fácil 😉

    Besosssss

  2. Yo me había estudiado súper bien todas estas tácticas para quitar el chupete sin trauma y al final resulta que mi bichilla no lo ha querido usar nunca. Eso y el destete de los biberones no los voy a tener que sufrir.

  3. Yo pensaba que a mi hija mayor le costaría horrores quitarle el chupete y al final resultó que no fue para tanto! Y con la peque de momento todavía se lo dejo… A ver como me irá con ella, jajajja!!

  4. Veremos veremos…pero con mi peque esto huele a “misión imposible”. Apenas tiene 17 meses pero como cualquier mamá, ya pienso en el futuro, futuro.
    Cariños.

  5. Tate lo tenía sólo por la noche, tres en su cama. Al cumplir los 2 años le dije que los niños lo tiraban a la basura porque ya eran mayores. Hizo varios intentos de tirarlo, pero nada. Yo le dejé un tiempo, y un día, sin venir a cuento, llegó y lo tiró. Por la noche lo quería, pero como él lo había tirado, ya se lo había llevado el camión de la basura y no había manera de encontrarlo. En unos días, olvidado!
    Muy buenos consejos, gracias!

  6. Me alegro mucho por Iris . Así es como dices, muchas veces los que no estamos preparados somos nosotros que imaginamos que será peor . Muchas veces son los niños mismos con sus comportamientos los que nos indican que ha llegado el momento, sin prisas ni agobios , que todo llega . A mí la pediatra me recomendó en su día , que a ver si era El Niño el que lo tiraba y como el mío solía tirar el chupete por ahí cuando se enfadaba , que yo no lo buscara ni lo recogiera y cuando él lo quisiera le dijera ¡Ah,si lo has tirado tú mismo! Y asi lo hice , ¡Sorpresa! El Niño ni reclamó , se acordó a los dos días de su chupete y nunca más , esto fue con 2 años ,más o menos.

  7. Personalmente soy antichupetes, creo que hay muchos otros objetos de transición que sirven de la misma forma, y es que me parecen peligrosos, tanto por la costumbre de la succión en edades en que ya debería haber desaparecido, como también por poder provocar problemas de paladar (o incluso en el lenguaje) o por cosas como la que cuentas. De todos modos entiendo que es una solución fácil (fácil para los padres o maestras que tiramos a veces de chupete para ahorrarnos marranadas y llantos).

    Por lo que cuentas Iris estaba totalmente preparada para dejar el chupete así que me alegro mucho que fuera tan y tan bien ^^
    De las recomendaciones que has leído me parecen todas más o menos aceptables menos la de hacer del chupete algo desagradable (eso me ha parecido una barbarié tal como los productos farmacéuticos que se utilizan para que el chupete tenga mal sabor, me llamarás exagerada pero me parece tortura).
    Pedagógicamente opino que lo más adecuado es hablar con el niño, y explicarle las cosas tal y como son: el chupete tiene cosas contraprudentes que pueden hacerle daño al ser demasiado mayor para utilizarlo y llegar a un acuerdo (puede ser el de darle el chupete a los reyes magos o a un niño más pequeño).

    Pero ya veo que tú no has tenido ningún problema 🙂
    Un abrazo enorme preciosas ^^

  8. Hola guapisima!! Hace ya unos meses que no me paso por aqui, pero es que no he visto manera!! Sabes que retomo el blog? me he visto obligada por causas de fuerza mayor a cambiarle el nombre….ejem ejem…lo puedes ver aqui http://mamaysusduendes.blogspot.com.es/2015/02/volvemos.html

    Me alegro de q quitarle el chupete a Iris haya sido tan facil, me ha recordado a lo que me cuenta mi madre de cuando me lo quitó a mi, que lo manchó de betadine y como me daba asco nunca mas quise saber de él, jejeje, son trucos que van de perlas 🙂

    Estamos en contacto!! Un besico enormeeeee

Tus comentarios me hacen mucha ilusión, ¿me dejas uno?